Cocina con nervio

Cilindro crujiente de piel de salmón con txangurro de Nécora.

Hace poco compré dos nécoras como la palma de mi mano, todavía no puedo entender como hay personas que les encanta rechupetear este marisco, yo que soy de morder la tajada, pero bueno para gustos los colores. Por otro lado los amigos de Carpier ahumados, me proporcionaron piel de salmón, esta convenientemente limpia y deshidratada, es un manjar frita o al horno.

Ingredientes:

Elaboración:

Primero introduciremos las pieles del salmón en aceite no muy caliente para que se hidraten y así podamos doblarlas sobre un tubo antiadherente, una vez que sujetemos la piel sobre el tubo con un par de alambres bien limpios, los introduciremos en aceite muy caliente hasta que se doren, hecho esto escurriremos en papel absorbente y reservaremos para su relleno.

Continuamos pochando con un poco de aceite dos o tres cucharadas, la verdura, cuando veamos que esta está melosa añadiremos tomate natural y seguiremos guisando todo unos minutos más, pasado ese tiempo añadiremos la carne de la nécora y le daremos un par de vueltas por la cazuela. Seguido añadiremos el coñac y flambearemos, si vemos que queda muy seco añadiremos un par de cucharadas de tomate frito casero. Dejaremos enfriar y rellenaremos los tubos de piel de salmón.

Final y presentación:

Colocaremos un cilindro en el centro del plato junto con unos trozos de tomate sin pepitas, aliñaremos estos con aceite y una buena sal, a modo de adorno y aportando ahumado unas huevas de salmón.