Cocina con nervio

Casa GARRAS


Era el mes de Diciembre cuando mi amigo Santos Fernandez me llamó para invitarme a comer en El Valle de Karrantza y de paso visitar su fábrica de embutidos. Después de visitar las instalaciones de las que tendréis un post en breve, nos dirigimos a Casa Garras, restaurante situado en El Barrio de Concha del citado municipio, el centro neurálgico del pueblo.

El restaurante llevado de la mano de TXEMA Llamosas, chef curtido en grandes restaurantes, oficia una cocina de producto local y no es de extrañar pues se encuentra en una gran despensa, dado el carácter agrícola y ganadero Del Valle de Karrantza.

Al entrar en el local nos recibe Pilar Llamosas, hermana del chef y una gran sumiller, creadora del Txakoli de nombre PETTITE . Después de tomar el rico caldo nos dirigimos mi amigo Santos y un servidor al comedor, el cual es luminoso y espacioso, nos sentamos en la mesa asignada y empezó el festival.

Nos presentan una sopa de ajo blanco, muy sabrosa, esta entró con muy buen pie pues estábamos en diciembre, seguimos con un caldo de carne de buey, translúcido, sabroso, pura proteína animal, acompaña al caldo un toque de Armagnac que inunda la copa donde lo sirven. Si era poca la sabrosura con el caldo se nos hace entrega de una croqueta de rabo de Buey que bien podría tener un club de fans.

Paramos un momento y nos sorprende con una ensalada templada de bacalao con tomate ecológico, anchoas marinadas, pan de centeno, praline de almendras, huevas de tobico y emulsión de anchoas, un festival de sabores. En resumen un plato tres estrellas que intentaré emular en mi txoko.

A continuación Txema LLamosas, el chef, nos sorprende una vez más con unas kokotxas ramen, con una emulsión de merluza y espárragos trigueros, la verdad que a este punto mi paladar estallaba ya de felicidad. De repente veo en la mesa una yema de huevo de caserío, con crema carbonara, papada de Lombera, queso y pan de centeno, todo un alarde al producto local, bravo Txema . Lástima que terminó el festival pensé yo, pues no, llegó una txuleta de vaca frisona con pimientos y patatas fritas caseras, todo sabor a carne, mi amigo Marcos tiene que visitar este local.

Por último el toque final, una de las tartas de manzana cocinada por la madre del chef, que no pude por menos que ir a felicitarla y con su permiso darla un beso, en ese momento era el hombre más feliz de la tierra.

En definitiva un restaurante que se proyecta al estrellato, un lugar donde el comensal sale satisfecho al poder probar productos difíciles de encontrar, con la frescura que ellos promulgan, pues como os decía tienen la despensa en casa.

Gracias familia Lombera, Txema LLamosas y familia, pasé un día muy feliz.


A la entrada podemos ver una cava de vinos muy completa.

El aperitivo con el txakoli producido y creado por Pilar Llamosas.

Sopa de ajo blanco

Caldo de carne de buey y croqueta de rabo de buey


Croqueta de rabo de buey !!!

Mirar que untuosidad

Kokotxas ramen

Ensalada templada de bacalao con tomate ecológico, anchoas marinadas, pan de centeno, praline de almendras, huevas de tobico y emulsión de anchoas, un festival de sabores

Yema de huevo de caserío, con crema carbonara, papada de Lombera ,queso y pan de centeno.

Txuleta de vaca vieja con guarnición de gala

Corte y porte de la carne ....la calidad superior

La tarta de la madre del chef de las mas ricas que he comido.