Cocina con nervio

Tartar de tomate, guindilla en vinagre y caviar de yuzu

Mi amiga Maite Pérez propietaria de conservas la Reina del Cantábrico ( Santoña, Cantabria infinita) me regaló hace poco unas sardinas ahumadas, para que realizara unas recetas con las mismas , esta es una de ellas.

Por otro lado pude degustar en compañía de mi amigo Isidro e Igor de las delicias de la Lola Gastroasador, me enamoré de su garra de pulpo, sus zamburiñas, mejillones y hasta unos ricos cócteles servidos como postre, todo un acierto para los que no son muy amigos de tartas etc, Mención aparte merece su ventresca de bonito, llena de rica grasa, con el aroma del carbón y con suave toque de aceite por encima y sal gruesa, se nota que nos encontramos en un importante puerto pesquero.

Merece la pena un viaje a Santoña para darse un homenaje, os lo recomiendo.


Ingredientes:

Elaboración:

Comenzamos pelando los tomates, les quitamos las semillas y los cortamos en cuadrados muy pequeños, los depositamos en un bol en donde añadiremos las guindillas cortadas finamente, salpimentamos y le añadimos unas gotitas de aceite y vinagre, sin pasarse pues la sardina ya sala bastante.

Para finalizar colocamos una porción de tartar de tomate y sobre este una sardina.Como toque de guarnición colocamos una guindilla en vinagre y el caviar de limón Yuzu.