Cocina con nervio

Salmón crujiente y ensalada de otoño

Hace poco y viendo un programa de pesadilla en la cocina del conocido chef escocés, Gordon Ramsay, me vino la vena creativa, me marché primero al mercado y luego a la cocina. Ya con las manos en la masa, se trataba de preparar un plato con salmón, me llamó mucho la atención que el citado cocinero resaltaba que la piel del salmónido tenia que quedar crujiente, para ello primero lo cocinaba por la parte de la piel y seguido lo metía en el horno por un par de minutos, puedo asegurar que me quedó riquísimo y la piel muy crujiente.

Ingredientes:

Elaboración:

Comenzamos preparando el puré de patata, para ello pelaremos las patatas, las meteremos en agua con sal y dejaremos que se cuezan hasta que tengan una consistencia como para una ensaladilla, una vez conseguido le añadiremos la cebolleta cortada en juliana y aliñaremos con aceite y sal, reservaremos hasta la hora de montar los platos.

Por otro lado escaldaremos los tomates y los pelaremos, a continuación los meteremos en

una a bolsa al vacío y le añadiremos una buena cantidad de aceite Lemongrass, dejaremos que el tomate se impregne del sabor del aceite dejándolo marinando durante un mínimo de cuatro horas.

Para finalizar pasaremos los hongos cortados en trozos por la sartén, con una cucharada de aceite de oliva. Por último salpimentamos el salmón y en una sartén caliente lo cocinamos primero por la piel hasta que nos quede crujiente, pero que no se queme, rematamos el salmón por dos o tres minutos en el horno por la parte de la carne.

Emplatamos primero una porción de ensalada de patatas y cebolleta, sobre esta el salmón y a los lados los hongos y los tomates Cherry.