Cocina con nervio

Bombón de marisco y langostino

La cocina popular dicen que es la más olvidada por su sencillez, qué gran verdad, cuantas recetas de nuestras abuelas se han perdido, creo que muchas.

Cuando vemos que nuestros cocineros se pasan las horas investigando en cocinas orientales o de otra índole, pienso, qué pena mas grande.

No hace mucho escuché en un programa de televisión a un inversor gastronómico : “ Los restaurantes tipo Burger etc no son un buen negocio, si lo son los restaurantes de mercado local”, pues si lo piensa alguien que expone su dinero, quien soy yo para opinar lo contrario.

Ingredientes:

Elaboración :

Comenzamos preparando la besamel, para ello en una cazuela baja ponemos la mantequilla y cuando comience a dorarse le añadimos la cebolla y los langostinos muy picaditos, cocinamos todo hasta que esté transparente, cuando llegamos a ese punto añadimos la harina y la rehogamos para que no sepa a crudo, cuando se forme la roux comenzamos a añadir la leche caliente y con una cuchara no dejaremos de remover hasta que la besamel tenga consistencia de napado. Después de más o menos quince minutos, vertemos la salsa en una fuente y la tapamos con papel film para que no se haga costra cuando se enfríe.

Cuando tengamos la besamel sólida comenzaremos a hacer bolas, las pasaremos por huevo, pan rallado y freiremos hasta dorar, sacaremos a papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Sólo nos queda presentar la croqueta con una cola de langostino y un poco de la lactonesa de pimentón.